A la deriva

Síntesis 

Una pareja de científicos convoca a seis expertos para presentarles los resultados de sus investigaciones, se trata de un hallazgo importantísimo. Pocos días después el matrimonio aparece asesinado y la policía investiga a cada uno de los expertos. 

Aunque, en realidad, ésta no es la parte de la trama que me ha interesado… 

A favor 

Una novela entretenida, con una sucesión de misterios bien planteados y resueltos, combinados con temas sociales y morales. Las diversas tramas, completamente distintas, se complementan perfectamente.

Me encanta el recurso de intercalar una narración, una carta, con la acción que va ocurriendo. La prosa sencilla, sin complicaciones, a menudo da la sensación de que escribe con el corazón más que con la mente, a menudo esta manera de escribir llega directa al lector. 

El mar como amigo y amante y, sobre todo, la inmensa felicidad que sólo se consigue al ofrecer ayuda a quien la necesita, la solidaridad como fuente de energía  

En contra 

De nuevo la prosa sencilla y sin complicaciones, no tiene la magia de las palabras perfectamente enlazadas. 

Fragmentos 

Cada ser humano tiene un espacio reservado en el universo. Aquel que consigue encontrar su espacio y asentarse en él sin aspirar a más ha logrado lo que muchos genios sin rumbo. 

La soledad no siempre es buena, pero tampoco es siempre mala, puesto que la mayoría de los seres humanos que nos rodean son mucho peores que la peor soledad. La soledad ni habla, ni opina, ni proporciona ninguna alegría, pero tampoco menosprecia, miente o traiciona. Es lo que es, y si la aceptas sabes qué puedes esperar de ella, visto que jamás traicionará sus principios; siempre está ahí, no cuida de ti pero tampoco te hiere o te maltrata. 

… decidí abandonarlo todo con el fin de buscar un lugar tranquilo y solitario en el que cada noche pudiera escuchar la voz del mar y cada mañana acudir a su dulce llamada. Jamás volví a sentirme solo. El mar me ofreció, sin pedir nada a cambio, cuanto ningún ser viviente me había proporcionado hasta el momento, y no me averguenza admitir, sin miedo a aparecer ridículo, que por primera vez me sentí en paz conmigo mismo y con cuanto me rodeaba. Amaba el mar y el mar me correspondía. Tanto era así que con harta frecuencia compartíamos nuestro estado de ánimo, exultante o melancólico, tranquilo o brioso, gris o luminoso, como esas parejas tan compenetradas que acaban por parece una sola persona. Cada noche me sentaba en la arena a escuchar sus mil voces, y a menudo nadaba en la oscuridad sin miedo a que me hiciera daño. En esos momentos era como si estuviéramos haciendo el amor y nos entregáramos sinceramente el uno al otro. 

Permanecer muy quieto, tumbado en cubierta, observando como la Osa Mayor y el resto de constelaciones se desplazan lentamente por el firmamento mientras se escucha el suave murmullo del océano bajo la luz de una luna llena que danza hacia poniente, oteando de tanto en tanto el horizonte a la espera de una treintena de aterrorizados infelices que se agolpan, temblorosos, sobre una frágil embarcación que puede volcar en cualquier momento, es algo en verdad difícil de olvidar. Salir a su encuentro, proporcionarles seguridad, algo de comer y leche caliente para más tarde remolcarles hasta una tranquila ensenada en la que desembarcar sin peligro, y observar como se pierden en el interior en busca de ese destino con el que llevan años soñando, produce tanta satisfacción y tanto gozo interior que supongo que hay pocas cosas que puedan comparársele. 

Aunque si buceara en lo más profundo de mí mismo tal vez me viera obligado a admitir que, más que la compasión, lo que me movía era la emoción, e incluso la indescriptible sensación de sentirme íntimamente orgulloso de mí mismo por haber hecho algo en beneficio de gente a la que no conocía ni volvería a ver jamás, sobre todo teniendo plena conciencia de que nadie lo sabría nunca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: