Un home de paraula

julio 21, 2008

Síntesis

L’autora parla sobre la mort recent del seu home, amb qui havia conviscut durant setze anys i amb qui comparteix una filla petita, tots els fets que es reprodueixen en el llibre són reals.

En contra i a favor

Entenc que els que escrivim ho fem perquè no som capaços de sobreviure d’una altra manera i que, quan el dolor amenaça la nostra estabilitat, utilitzem l’eina que coneixem, la paraula escrita, com a defensa per fer-lo fora. Entenc que l’autora, després de viure el brutal succés, necessités d’aquesta teràpia, que escrivís sobre el seu dolor.

Però no veia clar que amb aquests escrits n’edites llibre. El fet que fos autobiogràfic li donava una morbositat en la que jo no volia participar. No volia que m’ho expliqués, eren intimitats que jo no tenia dret a conèixer.

I a més del pudor i havia la por, por a que el tema m’afectés exageradament, i es que parlem de l’Imma Monsó, qui m’ha demostrat sobradament la seva impressionant capacitat de convertir en paraules els pensaments, qui te la facultat de injectar-me sensacions directament a la vena. A més, des de que segueixo la seva trajectòria que m’identifico plenament amb el seu caràcter, el seu entorn i les seves obsessions. Sabia que el seu dolor no em seria alié, aquest llibre em podria fer mal.

Evidentment tenia curiositat pel llibre i confesso que fa mesos a la biblioteca en vaig fullejar les primeres pàgines. Amb la metàfora genial del cistell dels ous, explicava que havia dipositat en aquell home tots els aspectes principals de la seva existència. Em va semblar que les meves sospites eren certes i no em veia en cor enfrontar-me al dolor tan directament. Aquell dia no vaig agafar el llibre.

Però jo el que volia era viure l’Amor Absolut, un amor que seria suficient en si mateix, un amor difícil, ric, complex, més enllà del qual no necesitaría res. Perquè allà hi seria tot. Al mateix cistell: la física i la química, la música i la lògica, la descendència i la transcendència. Res de distribuir amb astúcia el meu cabal d’estimació: havia de trobar la satisfacció de tots els meus nombrosos i exigents apetits en la mateixa persona, i llavors tot seria per a aquella mateixa persona. Ho volia tot en un únic ésser, tot al mateix refugi, tot a recer, havia de ser així o no ser en absolut. Vaig trobar el cistell la primavera del 1987, i la tardor del 2003, ha esclatat en mil trossos.

La setmana passada vaig trobar la força suficient. Ja l’he llegit. D’entrada dir que ella ja esperava les meves recances sobre escriure compulsivament el dolor:

Escric el dolor atroç, el dolor en brut, escric per tant allò que està destinat a ser esborrat. De fet, el que llegiu està escrit sobre el que escric ara, que ja ha estat esborrat. Llegiu sobre allò que ja s’ha esborrat. Perquè el dolor en brut no aporta res, és empobridor i estrident. Qualsevol lector mínimament sensible pot imaginar sense problemes què significa el dolor que provoca la mort de l’estimat, si és que ell mateix no l’ha experimentat. I el millor que es pot fer amb l’estridència, si l’has deixat anar, és fer-la desaparèixer en la mesura que pots. Anar esborrant fins que la força d’un altre motor, per damunt del dolor, pren el relleu.

Les meves pors preconcebudes no han aparegut en el llibre. No m’ha fet cap mal i en canvi, i aixó no m’ho esperava, sí m’ha ajudat. Ha estat un aprenentatge sobre un tema amb el que tots ens hi trobem i ningú no en parla directament. L’he viscut com una llarga conversa amb una amiga, afrontant juntes cada succés, cada decisió i cada entrebanc. M’ha ofert moltes idees, m’he apropiat, per exemple, de la seva manera d’entendre la mort d’una persona estimada:

¿O no és reencarnació suficient, el fet que les persones estimades que se’n van se’ns posin a sota la pell i a dintre les vísceres, que canviïn els nostres hàbits, que ens obrin els ulls quan ells els han tancat, que parlin a través nostre…? ¿Pot haver-hi una reencarnació més carnal?

L’ànima que ens anima ara, hi és, encara que no la vegis. ¿O és que pots veure i tocar les coses més importants de la teva vida, com ara l’alegria, l’amor, l’estimació pel teu amic de cinquè o la mania que li tens a la teva amiga pija? El tenim al cor, punt.

M’ha donat també pistes de les sensacions que genera i de com es pot afrontar un fet tan salvatge:

“…experimento, en arribar al nostre poble d’on vam marxar divendres, una sensació esgarrifosa. ¿Heu tingut mai la sensació que tot el que us envolta és un decorat, un paisatge impostor, un escenari idèntic al de sempre però absolutament estrany i mai vist? Jo tenia por de veure el poble sense ell. Però això no passa, perque no és el mateix poble: algú l’ha convertit en un poble d’atrezzo.”

“Està bé, escoltar la gent. La qüestió és que mentre escoltes, distreus la Bèstia que t’arrenca les entranyes. I mentre parles, la Bèstia va perdent força, el temps passa. Escoltes i parles, repeteixes i et repeteixen el mateix, desgastes les imatges més espantoses. I, finalment, amb aquestes argúcies d’estar per casa, aconsegueixes suavitzar el dolor, per pur desgast”.

I, sobre tot, m’ha donat esperança. Si ella (tan valorada, tan propera) ha sobreviscut, es que hi ha possibilitats per mi. No voldria haver d’utilitzar mai aquest aprenentatge, però en prenc nota.

“Durant molt de temps, els fragments flotaven al voltant d’ella. Res no estava al seu lloc. Ja les coses mai més no estarien al mateix i únic lloc, ja caldria anar d’aquí cap allà per obtenir-les. Incòmode. Les fulles enlaire, com fragments de metralla a càmera lenta, dilataven el temps. Era un temps llarg que semblava no tenir fi. Durant aquella etapa, es conformava a sentir-se anestesiada. Unes hores al dia. Després, ja no es conformava amb això. Pretenia tornar a ser (¿com n’hi deien, d’aixó, feliç?), “feliç”, dons. Es que no en tenim mai prou.”

Foc latent (Fuego latente)

abril 12, 2008

Síntesis

Es la historia de un chico huérfano que huye de la masía donde se ha criado y que, después trabajar unos años en el campo como jornalero, llega buscando trabajo a la ciudad, Barcelona.

A favor

De entrada, a favor por motivos estrictamente personales: se desarrolla en el tiempo y lugar que vivieron mis abuelos y tenía franca curiosidad por conocer detalles de ese ambiente. La novela se inicia en la última década del siglo XIX y acaba en la Semana Trágica (domingo 25 de julio de 1909 al domingo 1 de agosto de 1909).

Me ha gustado mucho más la primera parte de la novela, que es donde aparecen los temas que más me han interesado: los oficios y las capas sociales de la época. Además, esta parte es más ágil, los datos históricos quedan camuflados con las pasiones y secretos de los personajes y eso la convierten en una novela de muy fácil digestión.

En contra

La segunda parte aglutina muchos datos históricos: nombres de personajes, nombres de calles, fechas, acontecimientos… No dudo que el trabajo de investigación que hay detrás de todo esto debe ser admirable pero, en mi caso, el resultado me ha producido un empacho.

L’arbre de Judes (El árbol de Judas)

diciembre 14, 2007

Síntesis

Relaciones de tres amigos que han mantenido el contacto desde su adolescencia durante veinte años.

A favor

Después de la grata sorpresa que para mí supuso la novela 39+1, volví a la biblioteca buscando algo más de esta misma autora. Descubrí que tiene varios libros publicados, cogí el que estaba disponible y lo comencé con grandes expectativas.

En “L’arbre de Judes” no encontré el humor fresco de 39+1, no me hizo reír a carcajadas, el estilo es otro. La historia fluye entre conversaciones y pensamientos, una cosa lleva a la otra, sin vistosidades, no las no necesita. Se mezclan continuamente la acción del momento, el pensamiento y los recuerdos; y esta forma de redacción me ha llegado por la vía directa, creo que porque es así como funciona mi mente.

Como también me sucede con Imma Monzó, tiene a favor que en sus páginas me reconozco y reconozco gente de mi entorno habitual.

Esta lectura me ha impresionado. En mi opinión es sencillamente perfecto.

En contra

Nada

Fragmentos

No s’ha esforçat a fer-l’hi entendre al seu fill, que és un noi Intel.ligent, però que encara no ha fet el tomb en el recorregut de la seva vida, encara és jove, insultantment jove. Encara creu que la veritat és el port final del viatge de la raó. I que la seva veritat és la veritat.

-I que`? És normal, no? Ningú recorda res del primers anys. -Però mentre ho està dient pensa en els seus fills, en els seus primers anys, en tots els bolquers canviats –centenars-, en les nits de vetlla, les hores jugant a encaixos, la tria del jersei més suau i de l’abric més gruixut, les papilles de fruita fresca triturada, el cavall de cartró dels Reis –caríssim-, les espelmes reciclades de pastís en pastís, les reunions de pares que no s’acabaven mai. Es veu abocada a un pou, llençant-hi maragdes i brillants, turqueses i granats.

Va ser el dia que va néixer l’Ausiàs, el seu primer net. Erem a l’habitació de l´hospital la Teresa, l’Anna (la seva mare) i jo. El nadó dormia pacíficament al bressol. Van venir uns parents seus que jo no coneixia. La senyora, molt efusiva, es va llençar als braços de l’Anna. “Enhorabona, àvia!”, va fer amb un to de veu exultant. La mare de la Teresa aguantava estoicament l’abraçada, amb un somriure pàl•lid al rostre. La parenta la va renyar afectuosament: “Dona, que no et fa feliç ser àvia?” L’Anna va mirar primer al nen i després la Teresa. Va tardar una mica a parlar, com sospesant el que anava a dir. Finalment va respondre: “Jo feliç, ja no ho seré mai més”. Em van semblar unes paraules terribles. Vaig mirar la Teresa, esverat, tement la seva reacció. Però ella va agafar la mà de la seva mare, dolçament, i l’hi va estrènyer. Les unia el dolor. Totes dues enyoraven en Tomàs, i totes dues sabien que ja no podria haver-hi mai més un instant de felicitat absoluta, no sense ell.

Infancia

octubre 16, 2007

Síntesis

John tiene 10 años y vive en la Sudáfrica de los años 50, una sociedad marcada por el conflicto entre lenguas y religiones, preocupado por la indefinición que sufre en relación con su raza y su cultura.

Infancia (2003), junto con Juventud (2002) y Desgracia (1999), conforman la trilogía autobiográfica del autor.

A favor

La novela la forman fragmentos de una vida pasada, a veces insignificantes y triviales, relatados con una fluidez sencilla y perfecta. El conjunto construye una historia sólida, no le sobra ni falta nada. La historia de la infancia de un niño, que podría ser cualquier niño, en cualquier lugar, porque habla en realidad de la infancia universal, la que se sustenta en detalles invisibles a los adultos. Me ha maravillado como realmente parece narrado por un niño.

El relato en tercera persona pone distancia y convierte en poéticas, conmovedoras, las vivencias a menudo angustiosas. Me ha llevado de la mano a un mundo infantil, doloroso y a menudo injusto (un tema que a mi personalmente me convierte en muy impresionable), y no me ha dolido, al contrario, muy a menudo me ha hecho sonreír.

Me han interesado las reflexiones infantiles. Le preocupa, por ejemplo, como es posible que pueda sentir amor y a la vez odio hacia su madre. La odia porque ella es la responsable de que no sea normal (él tiene zapatos), le reprocha que le haya protegido tanto (no le haya dejado curtirse con los castigos paternos). Su padre, en cambio, le es totalmente indiferente, y esa contradicción también le preocupa.

Y, al mismo nivel de las grandes preocupaciones del niño, van apareciendo, una a una, todas las desigualdades de la sociedad estratificada y racista de Sudáfrica, discriminaciones por religión, pobreza, color de la piel, sexo…

Fragmentos

Su madre decide aprender a ir en bicicleta. El marido se ríe de ella porque la bicicleta no es propia de mujeres. Su hijo simpatiza con ella, hasta que un día la ve pedaleando por una avenida:

“Su pelo revolotea al viento. Parece joven, casi una muchacha, joven, fresca y misteriosa… escapando de él, escapando hacia su propio deseo. Él no quiere que se vaya. No quiere que ella tenga deseos. Quiere que se quede siempre en la casa, esperándolo. No suele aliarse con su padre contra ella: su única inclinación es aliarse con ella contra el padre. Pero en este caso, él está con los hombres.”

Al final, ella acaba abandonando la bicicleta, la han derrotado:

“…Y sabe que él tiene parte de la culpa. La compensaré algún día, se promete.”

En su cumpleaños invita a ir a una heladería a sus tres mejores amigos:
“La ocasión sería memorable, si no la estropearan los andrajosos niños de color que se pegan a la ventana para observarlos”… “En las caras de estos niños no percibe el odio que, lo admite, él y sus amigos merecen por tener tanto dinero mientras que ellos no tienen ni un penique. Por el contrario, son como los niños que van al circo y se tragan el espectáculo completamente absortos, sin perderse nada.”

Al final, reflexiona sobre la necesidad de no olvidar tantas vivencias:

«Lo han dejado a él solo con todos los pensamientos. ¿Cómo los guardará todos en su cabeza, todos los libros, toda la gente, todas las historias? Y si él no los recuerda, ¿quién lo hará?».

A la deriva

octubre 1, 2007

Síntesis 

Una pareja de científicos convoca a seis expertos para presentarles los resultados de sus investigaciones, se trata de un hallazgo importantísimo. Pocos días después el matrimonio aparece asesinado y la policía investiga a cada uno de los expertos. 

Aunque, en realidad, ésta no es la parte de la trama que me ha interesado… 

A favor 

Una novela entretenida, con una sucesión de misterios bien planteados y resueltos, combinados con temas sociales y morales. Las diversas tramas, completamente distintas, se complementan perfectamente.

Me encanta el recurso de intercalar una narración, una carta, con la acción que va ocurriendo. La prosa sencilla, sin complicaciones, a menudo da la sensación de que escribe con el corazón más que con la mente, a menudo esta manera de escribir llega directa al lector. 

El mar como amigo y amante y, sobre todo, la inmensa felicidad que sólo se consigue al ofrecer ayuda a quien la necesita, la solidaridad como fuente de energía  

En contra 

De nuevo la prosa sencilla y sin complicaciones, no tiene la magia de las palabras perfectamente enlazadas. 

Fragmentos 

Cada ser humano tiene un espacio reservado en el universo. Aquel que consigue encontrar su espacio y asentarse en él sin aspirar a más ha logrado lo que muchos genios sin rumbo. 

La soledad no siempre es buena, pero tampoco es siempre mala, puesto que la mayoría de los seres humanos que nos rodean son mucho peores que la peor soledad. La soledad ni habla, ni opina, ni proporciona ninguna alegría, pero tampoco menosprecia, miente o traiciona. Es lo que es, y si la aceptas sabes qué puedes esperar de ella, visto que jamás traicionará sus principios; siempre está ahí, no cuida de ti pero tampoco te hiere o te maltrata. 

… decidí abandonarlo todo con el fin de buscar un lugar tranquilo y solitario en el que cada noche pudiera escuchar la voz del mar y cada mañana acudir a su dulce llamada. Jamás volví a sentirme solo. El mar me ofreció, sin pedir nada a cambio, cuanto ningún ser viviente me había proporcionado hasta el momento, y no me averguenza admitir, sin miedo a aparecer ridículo, que por primera vez me sentí en paz conmigo mismo y con cuanto me rodeaba. Amaba el mar y el mar me correspondía. Tanto era así que con harta frecuencia compartíamos nuestro estado de ánimo, exultante o melancólico, tranquilo o brioso, gris o luminoso, como esas parejas tan compenetradas que acaban por parece una sola persona. Cada noche me sentaba en la arena a escuchar sus mil voces, y a menudo nadaba en la oscuridad sin miedo a que me hiciera daño. En esos momentos era como si estuviéramos haciendo el amor y nos entregáramos sinceramente el uno al otro. 

Permanecer muy quieto, tumbado en cubierta, observando como la Osa Mayor y el resto de constelaciones se desplazan lentamente por el firmamento mientras se escucha el suave murmullo del océano bajo la luz de una luna llena que danza hacia poniente, oteando de tanto en tanto el horizonte a la espera de una treintena de aterrorizados infelices que se agolpan, temblorosos, sobre una frágil embarcación que puede volcar en cualquier momento, es algo en verdad difícil de olvidar. Salir a su encuentro, proporcionarles seguridad, algo de comer y leche caliente para más tarde remolcarles hasta una tranquila ensenada en la que desembarcar sin peligro, y observar como se pierden en el interior en busca de ese destino con el que llevan años soñando, produce tanta satisfacción y tanto gozo interior que supongo que hay pocas cosas que puedan comparársele. 

Aunque si buceara en lo más profundo de mí mismo tal vez me viera obligado a admitir que, más que la compasión, lo que me movía era la emoción, e incluso la indescriptible sensación de sentirme íntimamente orgulloso de mí mismo por haber hecho algo en beneficio de gente a la que no conocía ni volvería a ver jamás, sobre todo teniendo plena conciencia de que nadie lo sabría nunca.

El origen perdido

septiembre 7, 2007

Sinopsis

Arnau Queralt, joven propietario de una importante empresa de software en Barcelona, se sumerge en el estudio de la cultura precolombina en busca de un remedio que sane la extraña enfermedad de su hermano mayor, un antropólogo de corte académico.

A favor

Me atrapó en la primera página y lo devoré.

Es una novela de aventuras. Con mucha acción. Yo la catalogaría en lo que debe ser, a mi entender, una buena “novela juvenil”, una de esas que consiguen convertir la lectura en una adicción. Fácil de leer, divertida, con garra y todo ello usando un lenguaje sencillo y sin poder utilizar recursos como violencia, sexo, y esas cosas.

Incluye peripecias a lo Indiana Jones (peligros, maldiciones, acertijos) y se recrea en los datos y en los conceptos científicos, también en las ambientaciones. Todo cuanto cuenta, siempre revelaciones sorprendentes y enigmáticas, parecen perfectamente reales, fruto de una importante labor de documentación. Sospecho que si hurgara un poco se le vería el plumero, pero ¿acaso importa si es real o ciencia ficción?

Se desarrolla en escenarios tan dispares como las cloacas de Barcelona, la selva boliviana y, un lugar que personalmente me toca de cerca: el Guinardó.

En contra

Periódicamente se enrolla en explicaciones innecesarias y además de aburridas y se repite, sobre todo en las historias de los incas, y pierde el ritmo. Reconozco que incluso me he saltado algunas páginas por esta causa.

Fragmentos

Así comienza:

El problema que yo apenas vislumbraba aquella tarde mientras permanecía de pie, inmóvil entre el polvo, las sombras y los olores de aquel viejo y cerrado edificio, era que ser un urbanícola progresista, escéptico y tecnológicamente desarrollado de principios del siglo XXI me incapacitaba para tomar en consideración cualquier cosa que quedara fuera del ámbito de los cinco sentidos.

He encontrado el primer capítulo en la red, lo dejo aquí por si alguien se anima a seguir.

Todo un carácter

julio 27, 2007

Síntesis

Julia Ares tiene dos hijas. Julia, la menor, que vive aún con ella, prepara unas oposiciones y observa el comportamiento de su madre.

A favor

Envidiable dominio de la lengua. Impresionante la capacidad de convertir en palabras los pensamientos y, más difícil aún, su ritmo trepidante. Las palabras fluyen, se enlazan, van tejiendo un estilo inconfundible que, en mi humilde opinión, roza la genialidad.

He disfrutado especialmente de como engarza continuamente con frases hechas que ha creado en páginas anteriores (al pedestal, como una sonámbula, pegarse un tiro). El resultado es muy ocurrente y marca un estilo inconfundible.

Para ser justos tengo que reconocer que esta autora conmigo juega con ventaja y es que escribe en mi idioma natural, el humor irónico. Sus planteamientos son divertidos por lo que tienen de radicales. Es capaz de relativizar cualquier situación. El mensaje que me ha llegado es: somos complejos e insignificantes, y no hay verdades absolutas así que, relájate y disfruta de la pluralidad, rica i heterogénea que te constituye y que te rodea. No he dejado de sonreír en toda la lectura.

Y, para hacerlo redondo, además de su estilo me ha atrapado el mundo que describe. Me reconozco y reconozco gente de mi entorno habitual en las personalidades que desarrolla. En realidad es imposible no reconocer rasgos propios de entre tantos matices.

En algún lugar he leído que los personajes son excéntricos, no estoy de acuerdo. Creo que las actitudes y conductas son diseccionadas con un detalle asombroso, y, como consecuencia de esto, se evidencian las manías y las fobias particulares de cada uno. No habla de desequilibrios psíquicos sino de los sentimientos complejos que a todos nos componen, afortunadamente, la composición es distinta para cada uno.

Y dentro de este mundo de personalidades destaca, por abrumadora goleada, el personaje de la madre. Una mujer complicada, enérgica, impetuosa, hiperactiva, segura de si misma. Muy, muy interesante…

Finalmente querría hacer referencia a las otras dos obras que he leído de esta autora. Fue hace tiempo, no recuerdo bien el detalle:

Con “Nunca se sabe” descubrí el mundo de Imma Monsó, personajes sin físico pero con personalidades desarrolladas a la infinitésima. Me sorprendió la idea de entrar en la mente de otra persona y el método propuesto para conseguirlo. Pero por lo demás no me interesó, me costó entrar, me costó seguir y lo acabé sin ganas.

“Como unas vacaciones” me pareció al principio demasiado extraño, estuve a punto de dejarlo. No lo hice y lo disfruté. Recuerdo especialmente la sensación de libertad que contenía el mundo incontrolado de las hermanas. El final me causó intranquilidad, la locura era divertida desde fuera, pero no para quedarse. Al terminar volví incluso a releer las páginas iniciales, para no dejarme ningún detalle por disfrutar.

He anotado ya en mi lista de “pendientes” el resto de la bibliografía de Imma Monsó y, en particular, su última producción: “Un hombre de palabra”. 

En contra

Nada 

Fragmentos

Página 12

La meva mare també deia, per exemple, quan passava en una família una desgràcia gran o petita: “… I la mare va pel món com una somnàmbula”. Sota la seva òptica, la que anava somnàmbula solia ser la mare, víctima de totes les coses i l’única que mereix la consideració de ser sensible; no com l’home, que normalment no te entranyes, ni com els fills, sempre desagraïts, especialment les filles, perquè dels fills mascles de les seves amigues més aviat solia dir: ”Posa la seva mare al pedestal”.I també: ”No la deixa tocar de peus a terra”.

Que les tinguessin al pedestal no impedia que fossin en realitat uns infeliços com tots els homes, i per descomptat uns calçasses governats per les seves dones, les quals naturalment havien d’estar molt ofeses de la mamamania que afectava aquests fills emmarats, tot i que des de l’òptica de la meva mare, aquestes dones eren unes autèntiques bruixes, tret que s’hagués tractat d’ella mateixa, que mai no hauria permès al seu marit ser un emmarat, perquè un home que només viu pendent de posar a la mare al pedestal és un immadur i un faldilletess si aquest home és, en comptes del teu fill, el teu marit.

Si, en canvi, aquestes dones en comptes de tenir fills mascles tenien filles, aleshores era probable que anessin pel món “com unes somnàmbules” a la primera de canvi.Si la filla casada no vivia amb la mare, no pas perquè s’hagués casat amb un hereu de corona sinó perquè tenia una important missió professional que l’allunyava del poble (com ara ser la primera dona astronauta), aleshores la meva mare vaticinava que la filla, malgrat ser una bruixa, tornaria un dia o altre, perquè en el fons era una bona filla (i no com jo). Ara bé, si no tornava, era perquè era una filla que sabia el que volia a la vida (i no com jo)…

De manera que, o bé vegetaves i eres una ingrata, o bé eres la primera dona astronauta; ser la segona no valia, ja que, com deia la mamà, si no pots ser el primer en el que sigui, més val que t’engeguis un tret…

Página 52

Començava a ser hora de, com a mínim, afrontar l’etapa prèvia a estudiar, que consistia a sumar totes les pàgines de tots els totxos per tal de poder dividir el temps de què disposava entre el nombre de pàgines i saber exactament quant temps podria dedicar a cada pàgina. Només així aconseguiria reunir el grau d’ansietat imprescindible per decidir-me a començar a estudiar de debó.

Página 177

Amb la suposada lucidesa que caracteritza el deprimit, veia com tothom s’atrafegava en va al meu voltant, il.lusionats per pujar, temerosos de baixar, mentre jo no volia ni pujar ni baixar…Aquesta situació no estava totalment  exempta d’avantatges: igual que era incapaç d’apreciar allò que en diuen petits plaers quotidians (no diguem ja els grans), també era incapaç de fer-me mala sang a causa de les petites molèsties (no diguem ja les grans), i la pau que m’infonia saber que podria acollir, per primer cop a la vida, qualsevol desgràcia amb els braços oberts i sense angoixa em va proporcionar, quan finalment vaig tocar fons, un dels períodes més tranquils de la meva vida.

El jardinero fiel

junio 29, 2007

Síntesis

En un viaje al norte de Kenia, una brillante y apasionada activista, Tessa, es asesinada. Su acompañante en el viaje, un médico al servicio de una ONG, desaparece. El marido de Tessa, diplomático destinado en la embajada británica de Nairobi, emprende su particular odisea para descubrir a los asesinos y sus motivos. 

El autor utilizando esta trama de intriga para denunciar el lucro que el primer mundo está obteniendo perpetuando la miseria de millones de personas en Africa. Se centra concretamente en como, para las industrias farmacéuticas, supone un mercado gigantesco y desesperado, y de como aprovechan esta circunstancia utilizando además métodos a menudo muy poco éticos. 

Y en esta amoralidad no están implicadas únicamente las multinacionales farmacéuticas, también el gobierno de Kenia, los diplomáticos británicos, las ONG’s, los gobiernos europeos… todos contribuyen a ella, a veces directamente, a veces mirando hacia otro lado. 

A favor 

Le tenía ganas a Le Carré, no había leído nada suyo y sentía curiosidad. A favor sólo puedo decir que con esta lectura he conseguido liquidar un “pendiente” que ya duraba demasiado. 

En contra 

Demasiado largo y demasiado lento, con lo que demasiado a menudo he perdido el interés por continuar. Normalmente cuando un libro deja de interesarme lo dejo en seco, pero éste lo he acabado, supongo que por que (muy) en el fondo sentía curiosidad por saber como terminaría.

No se lo digas a nadie

junio 25, 2007

Síntesis

Han pasado ocho años desde que la mujer de David fue salvajemente asesinada. Ahora a David le llegan extraños mensajes que parecen provenir del pasado…  Y hasta aquí, que lo bueno de las historias de intriga es descubrirlas. 

A favor

De vez en cuando me apetecen best sellers de lectura rápida y fácil, y no me vale todo, exijo un ritmo que no decaiga y que me mantenga en tensión hasta la última línea. Esta novela de Harlan Coben ha cumplido mis expectativas. 

En contra

Desde las primeras páginas la trama me resultó familiar, tanto que algunas situaciones me parecieron predecibles (¡imperdonable en un libro de intriga!).

Ya lo había terminado cuando descubrí que había leído otra novela de este autor hace años, “Por siempre jamás” (aparece asesinada una joven y, diez años después, el hermano del principal sospechoso descubre un terrible secreto…). Afortunadamente no recordaba casi nada, porque el patrón resultó ser el mismo.

Supongo que es lógico que un autor tenga su estilo concreto y que sus obras se parezcan, no me importa, por ejemplo, que los escenarios o los crímenes sean similares, forma parte del “sello del autor”, se agradece incluso. Pero, y sobre todo cuando se trata de novelas de misterio, que se repita el mismo esquema en diferentes libros me fastidia. Me pasó también con Dan Brown, me parece inaceptable.

Vida y epoca de Michael K

junio 7, 2007

Síntesis 

Un hombre sin familia vaga por Sudáfrica en plena guerra civil. El no se involucra ni se relaciona, mantiene su estilo de vida, la sociedad le exige (y ofrece) cosas que no le interesan. 

La localización de la historia no es relevante. Podría ser cualquier ser humano, en cualquier lugar del mundo, en cualquier tiempo. No importa tampoco que el país esté o no en guerra. 

A favor 

He reconocido algunas sensaciones cercanas. Eso es lo que busco en los libros, sensaciones que he vivido, conocer la visión del autor supongo que para conocerme mejor a mi misma. 

Me ha interesado sobre todo como desarrolla la necesidad de soledad que conozco bien porque frecuentemente me aborda. Esos momentos en que se reduce mi capacidad para procesar las informaciones que llegan del exterior y cosas como los sonidos, la luz o la presencia de gente a mi alrededor, me incomodan hasta mortificarme. En esos momentos me urge esconderme, cerrar los ojos y pasar a la otra dimensión, fuera del espacio y del tiempo, desconectar, sola por fin. Dejar de pensar y entrar en una especie de letargo. 

También me ha interesado hasta que punto el personaje logra reducir sus necesidades (tanto físicas como psíquicas). Consigue eliminar de su ecuación cosas como el hambre o el dolor, hay algo ahí de mística que no conozco y que me atrae. 

Por último me ha gustado la descripción del amor al huerto, también lo he vivido. 

En contra 

Al principio no podía parar de leer, ni para reflexionar. A pesar de que no es un libro de acción, ni cuya temática me apasionara, estaba muy interesada en saber que iba a pasar a continuación. Pero llegó un momento en que las situaciones se repetían una y otra vez, y entendí que no había más. Me pareció poco. El final no me llenó, me dejó esperando algo que nunca llegó. 

Fragmentos 

… has aconseguit viure a la manera antiga, deixant-he arrossegar pel temps, observant les estacions, sense intentar canviar el curs de la història més del que ho fa un gra de sorra. 

Va arribar el vespre en què la primera carbassa estava prou madura per tallar-la. Havia crescut abans i més de pressa que les altres, al bell mig d el’hort; K l’havia marcat com el primer fruit, el primogènit. La closca era tova, el ganivet hi entrava sense força… Pronunciant les paraules que li havien ensenyat, dirigent-les no cap amunt sinó a la terra sobre la qual s’havia agenollat, va resar: “Gràcies pel que estem a punt de rebre”… “Ara ja s’ha completat”, es deia, “tot el que espero és viure aquí tranquilament la resta de la meva vida, menjant els aliments que la meva pròpia feina ha fet nèixer de la terra.”  

Necessita una dieta progressiva, exercicis suaus, i fisioteràpia, i així un dia podrà tornar a la vida del camp d’internament i tenir una possibilitat de desfilar amunt i avall de la pista de l’hipòdrom i cridar eslògans i saludar la bandera i dedicar-se a cavar forats i tornar-los a omplir.

84, Charing Cross Road

mayo 29, 2007

Síntesis:

El libro recoge las cartas intercambiadas entre una escritora americana y los empleados de una librería londinense durante veinte años (1949-1969). 

A favor: 

Una carta da paso a otra y el libro es muy corto, me lo he leído del tirón. Creo que tiene la medida justa para mantener la frescura de principio a fin.

Me ha atrapado creo también por la curiosidad que despiertan las cartas cuando sabes que son reales, supongo que debe haber algo de voyerismo o algo así. 

Importante el amor a los libros que se respira, sobre todo a los libros usados, me ha resultado muy acogedor. He reconocido la emoción al tener en las manos por fin aquel título que buscaba hace tiempo. Genial como compara los libros con la ropa, me he sentido complemente identificada, por fin alguien que entiende porque me deshago (una vez los he leído) de la gran mayoría de libros que llegan a mi estantería, y que entiende también porque sólo contadas veces he comprado un libro y siempre uno que ya había leído. También aparece la emocionante sensación cuando un libro se convierte en un puente entre pasado, presente y futuro, es una conversación entre el escritor y tú, lector del presente; y, en el caso de los libros usados, también con los lectores anteriores, y con los futuros (cuando explica que deja indicaciones a lápiz para un lector quizás aún por nacer…) 

En contra: 

Debo decir que veo un punto oscuro, la escritora, a veces demasiado insolente para mi gusto, que no hace fortuna con sus creaciones y la acaba haciendo publicando escritos de otros, no sé, espero que todos los que intervienen con sus cartas acabaran cobrando derechos de autor. Me hubiera quedado más tranquila si al final hubiera una nota aclaratoria sobre este aspecto.

Fragmentos:

(9 febrero 1952) Va en contra de mis principios comprar un llibro que no he leído, es como comprarse un vestido que no te has provado. 

(18 septiembre 1952) Cada primavera hago una limpieza general de mis libros y me deshago de los que ya no volveré a leer, de la misma manera que me desprendo de las ropas que no pienso ponerme ya más. A todo el mundo le extraña esta forma de proceder. Mis amigos son muy peculiares en cuestión de libros. Leen todos los best sellers que caen en sus manos, devorándolos lo más rápidamente posible…, y saltándose montones de párrafos según creo. Pero luego JAMÁS releen nada, con lo que al cabo de un año no recuerdan ni una palabra de lo que leyeron. Sin embargo, se escandalizan de que yo arroje un libro a la basura o lo regale. Según entienden ellos la cosa, compras un libro, lo lees, lo colocas en la estantería y jamás vuelves a abrirlo en toda tu vida, ¡PERO NUNCA LO TIRAS! ¡JAMÁS DE LOS JAMASES SI ESTÁ ENCUADERNADO EN TAPA DURA! Pero… ¿por qué no? Personalmente creo que no hay nada menos sacrosanto que un mal libro e incluso un libro mediocre… 

(12 diciembre 1952) No me parece que éste sea un intercambio de regalos de Navidad muy equitativo. Vosotros os comeréis el vuestro (golosinas) en una semana y antes del día de Año Nuevo os quedaréis sin nada. Yo, en cambio, conservaré el mío (un libro) hasta el día que me muera…, y moriré feliz sabiendo que lo dejo atrás para que algún otro lo aprecie. Pienso marcarlo a conciencia con suaves indicaciones a lápiz, para atraer la atención de un amante de los libros aún por nacer sobre los mejores pasajes. 

(2 septiembre 1955) Deje este libro a alguien y nunca me lo devolvió. ¿Como es que hay gente a quien nunca se le pasaría por la cabeza robar nada pero que piensa robar libros es totalmente admisible?


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.